Hemos revisado los grifos termostáticos y analizado sus características principales. En este artículo te contamos qué son los grifos termostáticos y cómo funcionan. Nuestros profesionales han valorado el funcionamiento de este tipo de grifos para poder presentarte todas sus ventajas y puntos positivos a nivel de eficiencia y seguridad a la hora de ducharte o tomar un baño.

Qué son los grifos termostáticos

Seguro que alguna vez te ha pasado lo de estar duchándote y quemarte de repente, o estar disfrutando de una ducha caliente y que el agua cambie a estar fría sin avisar destrozando tu momento de relax del día. Pues los grifos termostáticos están diseñados precisamente para evitar que esto pase, ya que son grifos que mezclan de forma automática el agua fría y el agua caliente hasta lograr de manera constante la temperatura seleccionada. Los expertos los recomiendan sobre todo para la ducha o para los baños-ducha, porque permiten abrir y cerrar el grifo sin que el caudal ni la temperatura del agua se vean alterados. Ahora bien, a los grifos termostáticos también se les dan otros usos, siendo la mejor alternativa según los profesionales a modo de grifería para duchas, baños y hogares en los que vivan niños, personas con capacidades especiales o ancianos que puedan tener cualquier tipo de descuido y sufrir un accidente con la temperatura del agua, ya que incorporan diferentes sistemas de seguridad especialmente diseñados para prevenir las quemaduras y los problemas relacionados con las altas temperaturas en el agua de la ducha.

De esta forma, se trata de un tipo de grifos que están disponibles para todo tipo de grifería pero se utilizan como decimos sobre todo para las duchas y que están caracterizados porque disponen de dos mandos. Uno de ellos es para graduar el caudal del agua y el otro es para graduar la temperatura. De esta manera, la función principal de los grifos termostáticos es la de mantener constante la temperatura del agua de forma totalmente automática.

Instalación de un grifo termostático

Realmente no es difícil la instalación de este tipo de grifería, pero hace falta tener algunos conocimientos para que todo quede perfecto. Puedes seguir tutoriales de YouTube, pero para dejarlo bien tendrás que adquirir herramientas que igual te salen más caras que contratar a un profesional. Si no lo instalas bien, puedes sufrir fugas de agua o que la experiencia no sea buena.

Leyendo este interesante artículo asealia.com/blog/que-es-mejor-un-plato-de-ducha-o-un-plato-de-obra/ sobre si es mejor un plato de ducha o un plato de obra, nos hemos dado cuenta de que muchas personas aprovechan el cambio de bañera para realizar la instalación de la grifería. Personalmente siempre recomiendo que la instalación sea realizada por un profesional para garantizar unos resultados óptimos. Pero la última palabra siempre la tienes tú. Si eres un manitas y quieres intentarlo, puedes hacerlo. Si ves que no se te da bien, siempre tendrás tiempo de llamar al fontanero para que te lo deje perfecto.

Cómo funcionan los grifos termostáticos

En cuanto a su funcionamiento, hemos consultado con profesionales fontaneros para que nos expliquen en que se basan estos grifos termostáticos y nos han explicado que su funcionamiento simplemente se rige por dejar pasar más o menos cantidad de agua fría según la temperatura que el usuario seleccione previamente que quiere obtener.

De esta forma, la temperatura se mantiene constante hasta que se vuelve a seleccionar otra diferente. Con estos grifos, si el suministro de agua sufre algún cambio, el mecanismo que contienen se auto regula porque incorporan un eje relleno de parafina ubicado en su interior con lo que es posible evitar estos molestos cambios de temperatura repentinos en la ducha. Si la parafina consigue detectar que la temperatura del agua está aumentando, se dilata para mover la válvula dejando que pase más agua fría mientras que si detecta que está bajando sucede lo contrario.

De esta forma, los grifos termostáticos se diferencian del resto de grifería porque son capaces de mantener la temperatura constante, incluso aunque se abra otro grifo y disminuya la presión de este. Esto resulta especialmente interesante porque se trata de un sistema capaz de regular la temperatura, lo cual puede ser fundamental si tenemos niños en casa o personas que tengamos que cuidar de forma especial, ya que garantiza que el agua va a salir a la temperatura exacta y adecuada que nos interesa.

Además los grifos termostáticos son capaces de lograr la temperatura que deseamos de forma totalmente inmediata y muy precisa, porque poseen un gran ángulo de giro para regular la temperatura del agua.

Se trata además de un tipo de sistema calibrado de fábrica a unos 38 grados de temperatura y con tope de seguridad. Esto es muy interesante para prevenir accidentes, sobre todo si tenemos niños en casa o personas mayores. Si se elije una temperatura por encima de los 38 grados habrá que presionar un botón y girar el mando, para evitar que los niños u ancianos puedan quemarse por accidente.

Además la seguridad de estos grifos será máxima hasta si se interrumpe el suministro de agua fría porque si esto sucede el sistema producirá una parada automática que impedirá el flujo de agua caliente. De esta forma también se reduce todavía más el riesgo de sufrir cualquier tipo de quemadura.

Por último, suelen ser grifos que duran bastante tiempo porque incorporan materiales sintéticos anti calcáreos para que no se acumule la cal y lograr de esta forma alargar la vida de la grifería.

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...